Cosa de eunucos.

Ya me regañaron todos mis amigos hombres.
¿Qué puedo esperar de un eunuco?
Eso dijeron.
Dios inexistente, puse esperanzas en alguien a quien los huevos
se le subieron a la espalda y de paso así quiere joderme.
Esto de los desvaríos justo antes del atardecer me ponen con mil sentidos en los ojos.
¿Qué pasa luego de que descubres al eunuco amando a una Venus?
Nada, no tiene que pasar nada.
Tú sólo eres un pedazo de piedra en la nada.
Es más, Venus no tiene satélite y tú no tienes vergüenza.
Anda a caminar descalza por la mierda.
Rómpete la madre,
excava un agujero que llegue al centro de la tierra,
arráncate las uñas y lame tu sangre,
pero no vuelvas.
Los eunucos engañan y tú ni existes para ellos.
Lo ves a diario en las imágenes de la papelera,
¿Qué más quieres?
¿Qué te ruegue?
Excava más para abajo,
vete a la mierda,
camina descalza por las piedras
y desmadrate los pies que no sirven para nada.
Arma aquel alcohol que quisiste en años y rómpelo,
mándalo al carajo.
Al eunuco ni le importa.
De cualquier manera se irá y tu seguirás ahí bebiendo penas.
Excava y vuélvete al infierno de la decadencia,
la pobre corteza ni se enterará de tu existencia.
Lame tu sangre y vuélvete al infierno,
cada vez un poco más abajo,
pero no vuelvas.

1209258_640189072696313_1386179198_n

Árbol solitario

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s